was successfully added to your cart.

Melisa Gómez, dietista-nutricionista especializada en alimentación infantil y coautora junto a Juan Llorca de Sin dientes y a bocados y En boca de todos, da respuesta en el siguiente artículo a todas las cuestiones relacionadas con la alimentación complementaria Baby-led weaning (BLW).

¿Qué es el método BLW o Baby-led weaning?

Las siglas BLW provienen del término “Baby Led Weaning” que se refiere al inicio de la alimentación complementaria dirigida por el bebé.

También se le conoce como “alimentación autorregulada” y abarca mucho más que la forma en la que se presentan los alimentos, que en lugar de ofrecerse triturados se ofrecen a modo de sólidos blandos (con algunas modificaciones para hacerlos más seguros); porque además contempla que las comidas se realicen en familia, que se ofrezcan alimentos saludables para que sea el bebé quien con sus manos se los lleve a la boca y que sea cada bebé el que decida si comerá y cuánto comerá de cada alimento ofrecido (manteniendo la alimentación a demanda). 

Todo esto con la finalidad de ofrecer a los bebés una alimentación variada y saludable, que promueva su adecuado desarrollo y que les permita establecer una mejor relación con la comida desde el inicio.

¿Cuáles son los beneficios de practicarlo?

beneficios blw

Entre los beneficios que se han descrito al poner en práctica este método encontramos:

  • Da al bebé la posibilidad de explorar distintos sabores, colores y texturas facilitando la aceptación de una mayor variedad de alimentos.
  • Enfatiza que sea el bebé el que se lleve la comida a la boca, permitiéndole regular mejor la cantidad que ingiere y evitando la sobrealimentación.
  • Contribuye con el desarrollo de las habilidades del bebé, favoreciendo la mejora de la motricidad fina y de la coordinación ojo-mano-boca, así como de la masticación y la motricidad orofacial.
  • Anima a los padres a comer con sus hijos y servirles de ejemplo, compartiendo los alimentos preparados y creando así un momento familiar que se relaciona positivamente con prevención de la obesidad infantil.
  • Se ofrecen alimentos saludables en lugar de productos como cereales en polvo (con azúcares añadidos), potitos, etc. Y se promueve la adaptación del paladar a estos sabores.
  • Se ahorra tiempo ya que se prepara una sola comida que se comparte en familia.
  • Fomenta la confianza e independencia del bebé al permitirle desempeñar un rol activo en su alimentación.

¿Cuándo empezar con la alimentación complementaria BLW?

alimentacion blw

El momento oportuno para comenzar a ofrecer alimentos distintos de la leche materna o fórmula, además de comenzar a ofrecer agua, dependerá de los siguientes factores:

  • Madurez neurológica: Aunque sabemos que cada niño se desarrolla a un ritmo distinto, existen patrones comunes que pueden identificarse. A partir del cuarto mes el niño suele ser capaz de sostener su cabeza y llevar sus manos a la boca. El reflejo de extrusión de la lengua se va perdiendo y el bebé puede mantenerse sentado en el regazo de sus padres, estirarse hacia la comida y abrir la boca, así como alejar o girar su cabeza para indicarnos cuando no quiere más.
  • Madurez gastrointestinal: A partir del cuarto mes se alcanza una óptima producción de enzimas. El desarrollo inmunológico intestinal se alcanza a partir de los 6 meses.
  • Madurez renal: Hacia los 6 meses la madurez de la función renal permite un mayor manejo de componentes de la dieta.

Tomando esto en cuenta, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomiendan que sea a partir de los 6 meses cuando se inicie la alimentación complementaria.

Será importante recordar que el comenzar a ofrecer alimentos no implicará que se reduzcan las tomas de leche materna o fórmula, que seguirán siendo a demanda, sino que permitirá al bebé ir descubriendo sabores y texturas cumpliendo un objetivo educativo y no solo nutricional.

Pero más allá de fijarnos en una edad concreta, sería recomendable que nuestro bebé:

  • Sea capaz de coger el alimento y llevárselo a la boca sin mayor dificultad (tal vez le has visto hacerlo con algunos de sus juguetes).
  • Sea capaz de mantenerse sentado con apoyo.
  • Muestre interés en los alimentos que consume el resto de la familia.
  • Vaya perdiendo el reflejo de extrusión (este reflejo tiene la función de expulsar de la boca, con la ayuda de la lengua, cualquier alimento que no sea líquido como la leche materna o fórmula, por lo que si se mantiene presente el bebé expulsará los alimentos ofrecidos).
  • Sea capaz de realizar movimientos masticatorios básicos (aunque no tenga dientes aún).

En caso de que estas condiciones aún no se presenten sería posible esperar un poco más, pero estos casos deberían valorarse individualmente para poder recomendar los próximos pasos a seguir. 

«Pero nos aconsejaron iniciar la alimentación complementaria en la revisión de los 4 meses»

La Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas (ESPGHAN) establece un mínimo de 17 semanas para el inicio de la alimentación complementaria, aunque recomienda esperar hasta los 6 meses, así como la mayoría de organizaciones científicas que abordan este tema.

Es poco probable que a los 4 meses podamos encontrar los hitos del desarrollo previamente comentados y habrá que considerar que los alimentos a ofrecer resultarán tan completos a nivel nutricional como la lactancia (materna o artificial) por lo que se suele animar a las familias a esperar (salvo que en su caso concreto haya otros motivos para iniciar antes de esta edad) hasta los 6 meses para dar este paso.

Comenzar muy pronto (antes de los 4 meses) puede dar lugar a:

  • Diarreas, ocasionadas por la digestión y absorción deficiente (inmadurez gastrointestinal).
  • Enfermedades respiratorias, causadas por broncoaspiración debido a la inmadurez neurológica.
  • Desnutrición, anemia y deficiencias nutricionales específicas por interferencias en la absorción de nutrientes presentes en la leche materna o fórmula, o por disminución en la ingesta de leche materna/fórmula, que cubre por completo las necesidades nutricionales del niño en el primer semestre de vida.
  • Mayor riesgo de presentar obesidad en el futuro, no solo debido al aporte inadecuado de algunos nutrientes, sino también a que el bebé aun no presenta la madurez necesaria y puede que no sea capaz de demostrar saciedad, dando lugar a una alimentación forzada o sobrealimentación.

Por esto antes de dar este paso se aconseja que cada niño sea evaluado por un equipo de profesionales de la salud formado por pediatría, enfermería, nutrición y otros especialistas según sea necesario, quienes tomando en cuenta su estado nutricional, desarrollo neurológico y características, podrán diseñar un plan a medida para lograr una introducción de alimentos exitosa.

¿Cómo empezar con el Baby-led weaning (BLW)?

blw como empezar

Una vez sepamos que nuestro bebé está preparado, comenzaremos a ofrecer alimento por alimento una o dos veces al día, permitiéndole explorarlo y probarlo a su ritmo. Al inicio se ofrecerán trozos más grandes (de mayor tamaño que la mano del bebé) y a medida que va mejorando el agarre y la masticación, iremos cortando los alimentos en trozos más pequeños.

A pesar de que se ha estudiado mucho sobre el orden de introducción de alimentos, aún no contamos con suficiente evidencia para recomendar comenzar por un grupo (ej. verduras) en lugar de por otro (ej. frutas), por lo que se podrían ofrecer primero frutas de temporada o verduras o tubérculos, etc. Sí que resultará importante incluir alimentos ricos en hierro desde los primeros días o semanas, ya que este es uno de los motivos por el que se sugiere iniciar con la alimentación complementaria en torno a los 6 meses (cuando se estima que las reservas que tiene el bebé de este mineral comienzan a agotarse).

Será recomendable que cada vez que se pruebe un nuevo alimento (por ej. el plátano), se dejen pasar tres días antes de seguir probando (podría ofrecerse plátano durante 3 días y podría acompañarse de otros alimentos que ya se hayan probado), ya que, de aparecer algún signo o síntoma de alergia, podríamos identificar fácilmente al alimento responsable; y aunque puede que al probar alimentos como el calabacín, la patata, la pera, entre otros, no sea imprescindible esperar, en el caso de probar alérgenos como el gluten (presente en derivados del trigo como el pan o la pasta), el huevo, el pescado, el sésamo (en tahini o aceite o triturado), la crema de cacahuetes, los lácteos, algunas frutas (fresas, melocotón, albaricoque, kiwi…) será mucho más prudente hacerlo de este modo.

¿Debemos evitar algún alimento?

blw alimentos prohibidos

Como hemos visto, no será necesario evitar alérgenos como el huevo ni el pescado, ya que no se ha establecido que esta práctica sea de ayuda para evitar el desarrollo de alergias en el futuro. Sin embargo, existe una serie de alimentos que debemos evitar antes de los 12 meses por distintos motivos que exponemos a continuación:

  • El azúcar y los productos que la contienen, como galletas (aunque estén dirigidas a bebés), cereales infantiles, purés o potitos y yogures para bebés, ya que además de contribuir con la aparición de sobrepeso infantil, podrán dificultar la aceptación de alimentos como las verduras al acostumbrar al paladar a sabores más intensos.  También debemos evitar los edulcorantes por este motivo.
  • La miel por el riesgo de contraer botulismo.
  • La sal, tanto por generar mayor trabajo a los riñones del bebé (que deberán eliminar el exceso de sodio) como por acostumbrar al paladar a este sabor.
  • Las algas, debido a su elevada concentración de yodo que puede afectar la función tiroidea.
  • Los lácteos desnatados (pueden probarse los lácteos enteros en pequeñas cantidades o como parte de recetas, pero nunca en sustitución de la leche materna o fórmula) ya que los requerimientos de grasas son mayores en los niños, y la leche sin pasteurizar que puede conllevar la aparición de enfermedades transmitidas por alimentos (brucelosis, listeriosis, etc.).
  • La bebida de arroz, debido a que contiene arsénico inorgánico (que en caso de consumir arroz cocido o en preparaciones tuvo oportunidad de evaporarse o diluirse en el agua de cocción, más en el caso de la bebida de arroz, puede permanecer en el agua).
  • Pescados de gran tamaño (emperador, atún rojo, lucio y tiburón) y mariscos, debido a la presencia de mercurio y la acumulación de otros metales pesados como el cadmio o el plomo.
  • Espinacas, acelgas y borrajas, debido a la presencia de nitratos en sus hojas.
  • Frutos secos enteros (pueden comerse en crema o triturados), palomitas de maíz, zanahoria cruda (puede ofrecerse rallada), manzana cruda (puede ofrecerse rallada), frutas como cerezas o uvas enteras (pueden ofrecerse cortadas en cuartos), caramelos o chicles por el riesgo de asfixia que conllevan.
  • Carne de caza o carnes poco hechas.

El resto de frutas, verduras, legumbres, carnes y otros alimentos no recogidos en este listado pueden comenzar a ofrecerse progresivamente a partir de los 6 meses.

¿Cuáles son los riesgos asociados y cómo minimizarlos? La pregunta del atragantamiento en BLW

blw atragantamiento

Contrario a lo que muchas personas podrían pensar, el riesgo de atragantamiento no resulta mayor al ofrecer alimentos a través del BLW tal y como puede leerse en este estudio. En cualquier caso, se ofrecerán alimentos blandos (que se puedan deshacer al presionarlos con nuestra lengua contra el paladar o con la mano sin mucho esfuerzo) y se supervisará el proceso en todo momento.

Respecto al atragantamiento, será importante conocer, diferenciar y gestionar la aparición de arcadas (que son parte normal del proceso de aprender a comer) de la posible obstrucción de las vías respiratorias que pueden generar asfixia (que podrían ocurrir con alimentos como las uvas o los frutos secos o con juguetes u otros objetos) y que debemos evitar tomando las medidas oportunas para hacer de la alimentación complementaria una práctica segura.

Para la tranquilidad de la familia, sería oportuno formarse en primeros auxilios pediátricos ya que no solo será de utilidad para afrontar el BLW con mayor confianza, sino que además les dotará de herramientas para sobrellevar otras situaciones que pudieran presentarse al cuidar de un niño.

Otros riesgos que suelen preocupar a algunos profesionales sanitarios cuando surge la intención de practicar el BLW suelen ser el aporte de hierro de la dieta (al no utilizar cereales enriquecidos con hierro ni triturar las carnes u otros alimentos ricos en hierro y darlos con cuchara) y el aporte de energía ya que gran parte de lo ofrecido no termina en la boca del peque sino en el suelo, en la trona, en la mesa, sobre los papás e incluso en su pelo. Para minimizar estos riesgos se recomienda incluir un alimento rico en hierro en cada comida principal, tomar en cuenta los factores que favorecen su absorción (como ofrecerlos junto a alimentos que aporten vitamina C) e incluir alimentos que aporten densidad energética y enriquezcan las comidas ofrecidas cada día (como agregar 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra en cada comida, ofrecer aguacate, plátano, boniato, entre otros).

Tras el surgimiento del BLW se han publicado métodos como el BLISS (Baby Led Introduction to SolidS) o BLW 2.0, que se basan en las mismas premisas, pero enfatizan los consejos comentados en este apartado para intentar minimizar los posibles riesgos de practicar el BLW (similares en muchas ocasiones a los de la alimentación con triturados).

Algunos consejos para empezar con el BLW

blw metodo

  • Recordar que el objetivo de este método es presentar alimentos que complementen la lactancia (materna o artificial), y que ésta seguirá siendo el alimento principal del bebé hasta cumplir los 12 meses e incluso un poco después.
  • Ser flexible y adaptarse a las necesidades del bebé.
  • Modificar la dieta familiar para que sea apta para todos (evitar el agregado de azúcar o sal).
  • Verificar que la postura sea adecuada y que el bebé esté sentado a la hora de ofrecer los alimentos.
  • Supervisar el proceso de principio a fin.
  • Disfrutar de cada prueba y tener la cámara en mano para retratar los progresos que van alcanzando.
  • Experimentar también con el cocinado, probando recetas BLW.

Si quieres conocer algunas recetas que poder aplicar en la alimentación complementaria Baby-led weaning, pulsa en el siguiente enlace:

VER RECETAS BLW

Deja un comentario