Raciones: 12-15 croquetas


Dificultad: Fácil


Tiempo: 20´

Ingredientes

6 patatas medianas

200gr calabacín rallado

1 cucharada de queso crema sin sal

1 ajo picado fino

1/2 puerro picado fino

Unas hojas de perejil picado fino

Una pizca de sal

Aove

Huevo

Panko o pan rallado

Elaboración

Ponemos a cocer la patata en cuartos hasta que esté lista partiendo de agua fría con sal.

Mientras tanto, rallamos el calabacín y lo reservamos.

En una sartén con un poco de aceite de oliva, añadimos el ajo y el puerro y los doramos a fuego suave.

Colamos las patatas, y con la ayuda de un tenedor o un chafa purés las machacamos hasta hacerlas una pasta. Añadimos el perejil picado, el calabacín rallado, el ajo y el puerro pochados y la cucharada sopera de queso crema. Lo mezclamos todo bien, lo probamos, rectificamos de sal y lo dejamos enfriar en la nevera o congelador.

Una vez frío, hacemos unas bolas con las manos, les damos forma de croqueta y las rebozamos. Mientras tanto precalentamos el horno a 180º.

Pasamos unas a una las croquetas por panko, después por el huevo y de nuevo por panko. Las vamos poniendo en una bandeja de horno con papel sulfurizado y una vez listas las horneamos de 10-12 minutos, o hasta que estén doradas.

Las sacamos del horno y listo!

Unas sencillas croquetas de patata y calabacín, horneadas y que podemos rebozarlas con panko o con pan rallado.

Yo os recomiendo que las hagáis al horno, pero también las podemos freír en un buen aceite de oliva.

Apta para