Raciones: 4-6


Dificultad: Fácil


Tiempo: Cocción+Horneado+Rebozado

Ingredientes

600gr pechuga de pollo

200gr quinoa cocida

100gr queso parmesano rallado

1 cucharada sopera de orégano

1 cucharada pequeña de comino

1 cucharada pequeña de pimentón

2 huevos

Sal y pimienta

A0ve

Elaboración

Primero cortamos el pollo en dados de 2×3 para darle forma de nuggets, salpimentamos y reservamos. Mientras tanto pondremos a cocer la quinoa en agua unos 13-14 minutos.

Precalentamos el horno a 180º y preparamos una bandeja de horno con papel sulfurizado para que no se nos pegue o con unas rejillas.

Una vez tenemos la quinoa cocida, la escurrimos bien y la estendemos sobre la bandeja de horno con la ayuda de las manos. La metemos en el horno y la dejamos hornear hasta que se empiece a poner crujiente alrededor de unos 17-20 minutos. Veremos que nos queda una textura crujiente. Podremos guardarla en un tarro de cristal y utilizarla unos 3-4 días después si queremos.

En un bol ponemos la quinoa ya crujiente y horneada, le añadimos el queso parmesano, el orégano, la sal y pimienta, las especias y mezclamos bien.

Pasamos el pollo por huevo y después por nuestro rebozado, lo repartimos en la bandeja de horno con papel o rejilla y vamos poniendo un trozo al lado del otro hasta terminar con todo.

Horneamos a 180º con una pizca de Aove por encima alrededor de 12-15 minutos, Y LISTO!

Tendremos un pollo súper crujiente, healthy y muy rico.

NOTA: Podemos rebozar cualquier cosa, un tofu, seitan, tempeh, berenjenas, etc.

Yo lo he acompañado de un guacamole muy básico, creo que funciona genial, pero podríamos haber hecho una mahonesa con mostaza, una salsa de chile dulce, un pico de gallo, una salsa de maíz dulce, hay muchas opciones…

Apta para

Sin gluten